Sobre la Iniciativa

La Constitución debe encarnar el acuerdo social básico conforme al cual se encauce la política. Es natural entonces que la elaboración de la Constitución sea vista como una invitación a soñar. ¿Cómo queremos que sea la política? ¿Qué fines queremos que ella persiga? ¿Qué bienes esperamos de ella? Los sueños, sin embargo, son insuficientes para redactar una Constitución.

La actividad política es un fenómeno social complejo que no se deja encausar fácilmente. Una Constitución no tiene garantizada su eficacia. El riesgo de una Constitución de papel está siempre presente. No significa esto que en el diseño constitucional dependamos exclusivamente de la fortuna. Occidente tiene documentados más de dos mil años de experiencia política y más de 200 de diseño de instituciones políticas a través de constituciones escritas. Esta experiencia nos enseña que, bajo determinadas condiciones, ciertas instituciones funcionan mejor que otras. Disponemos, por otra parte, de conocimientos sobre las condiciones culturales y materiales de la sociedad chilena, que inevitablemente incidirán en el éxito o fracaso de una nueva Constitución. Todos estos conocimientos están sujetos a interpretación, de manera que ellos no dictan los artículos que la nueva Constitución debiera tener, como tampoco los que debiera evitar. Sería sin embargo un error prescindir de esta experiencia acumulada en la elaboración de la nueva Constitución.

La principal función de la universidad es preservar, cultivar y extender el conocimiento. Incluso la formación de jóvenes se inscribe en esa función, que es lo que diferencia a la universidad de una escuela técnica. Razones Constituyentes es la forma mediante la cual la Facultad de Derecho y la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez asumen la responsabilidad de poner estos conocimientos a disposición de la opinión pública, de una manera que estimamos idónea para contribuir a la elaboración de una nueva Constitución.

Razones Constituyentes se presenta como un esfuerzo por resistir al espíritu de facción que naturalmente tiende a dominar las discusiones políticas. En la sección Elementos incluiremos artículos que presentan asuntos relevantes para la deliberación constitucional. Nuestro compromiso es publicar artículos que den cuenta de la complejidad de los asuntos tratados y de los conocimientos existentes en torno a los mismos, pero en un lenguaje llano accesible al lector ajeno a las disciplinas respectivas. La sección Opinión es un espacio abierto a todos los profesores de la Universidad, para que expresen fundadamente sus posiciones respecto de cuestiones debatibles.

Esperamos asimismo contribuir a la opinión pública con documentos relevantes para el debate constitucional y con diversas actividades, tales como seminarios y charlas.

Confiamos en que de esta manera estaremos satisfaciendo la demanda de un público general que aspira a participar de manera informada y racional del debate público que acompañará al proceso constituyente.

Decanato

  • Soledad ArellanoVicerrectora Académica (2014–) y decana(s) de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez